¿Sabías que en Panamá se realizan grandes esfuerzos en pro de la conservación de anfibios?

Celebrando nuestro Patrimonio Natural
Han pasado casi treinta años desde que científicos panameños e internacionales formaron grupos de trabajo para investigar las misteriosas desapariciones de anfibios (ranas, sapos, salamandras y cecílias) alrededor del mundo. Motivados por su devoción a estos animales y su inagotable curiosidad, en 1999 científicos del Zoológico Nacional de Washington D.C. y la Universidad de Maine, de Estados Unidos, descubren el hongo infeccioso, Batrachochytrium dendrobatidis, conocido comúnmente como hongo quítrido, responsable por la muerte masiva de anfibios en las tierras altas del oeste de Panamá.

En el 2009, se establece el Proyecto de Rescate y Conservación de Anfibios de Panamá (PARC – www.amphibianrescue.org) para salvaguardar especialmente a los que están en riesgo de extinción como la Rana Dorada. Años después, esta operación continúa con fuerza, gracias al apoyo del gobierno nacional, organizaciones locales y el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI). El Instituto en su compromiso de conservación con el patrimonio natural de la República de Panamá, ha invertido más de cuatro millones de dólares en el rescate y conservación de anfibios con la generosidad de múltiples entidades públicas y privadas nacionales e internacionales. Hoy reafirma este compromiso poniendo a disposición del país sus valiosos recursos científicos de manos de profesionales panameños.

STRI se une a la celebración de la comunidad científica internacional que estará premiando, en septiembre próximo, al grupo de investigadores que ha dedicado su trayectoria al estudio del hongo quítrido y la conservación de los anfibios panameños, con la firme esperanza de que en un futuro próximo también celebremos el retorno de estos carismáticos animales a su ambiente natural.

Sobre el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales:
El Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI, por sus siglas en inglés) con sede en Panamá es la única dependencia de la Institución Smithsonian situada fuera de los Estados Unidos y se dedica a enriquecer el conocimiento sobre la diversidad biológica de los trópicos (www.stri.si.edu).

Lo que empezó en 1923 como una pequeña estación de campo en Isla Barro Colorado de la antigua Zona del Canal de Panamá, representa hoy día una de las principales instituciones de investigación del mundo. Las instalaciones de STRI brindan una oportunidad única para estudios ecológicos a largo plazo en los trópicos y son utilizadas intensamente por más de 1200 científicos, incluyendo panameños, y visitantes que llegan cada año, provenientes de instituciones académicas y de investigación de América y el mundo entero.

Los investigadores enumeran razones para no lamer sapos

Reciente revisión de los compuestos medicinales en las secreciones de Bufonidae

A medida que las enfermedades humanas se vuelven más resistentes a los antibióticos, la identificación de nuevos productos farmacéuticos es crítica. El sapo de caña y otros miembros de la familia Bufonidae producen sustancias ampliamente utilizadas en la medicina popular tradicional, pero los miembros de esta familia en peligro de extinción, como la rana dorada, Atelopus zeteki, pueden desaparecer antes de revelar sus secretos. Científicos del Smithsonian y colegas de la Universidad de Panamá; del Instituto de Investigaciones Científicas y Servicios de Alta Tecnología de Panamá INDICASAT AIP; la Universidad de Vanderbilt en Tennessee; y la Universidad Acharya Nagarjuna en Guntur, India, crearon un compendio de las sustancias químicas conocidas, producidas por esta familia de anfibios en la revista médica Journal of Ethnopharmacology destacando su potencial en gran parte inexplorado para el descubrimiento de nuevos fármacos.

Cane toad (Rhinella marinus)

“Poco a poco estamos aprendiendo a criar miembros de esta familia de anfibios que ha sido diezmada por la enfermedad del hongo quítrido”, comentó Roberto Ibañez, científico del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI por sus siglas en inglés) y director nacional del Proyecto de Rescate y Conservación de Anfibios de Panamá (PARC). “Eso nos da tiempo para entender qué tipo de productos químicos producen, pero es probable que los animales en sus hábitats naturales produzcan una gama aún más amplia de compuestos”.

15 de las 47 especies de ranas y sapos utilizadas en la medicina tradicional pertenecen a la familia Bufonidae. Durante milenios, las secreciones de su piel y de las glándulas cerca de sus orificios auditivos llamadas glándulas parótidas, así como sus huesos y tejidos musculares, se han utilizado como remedios para infecciones, mordeduras, cáncer, trastornos cardíacos, hemorragias, alergias, inflamación, dolor e incluso para tratar el SIDA.

La extensa revisión de la literatura existente sobre las toxinas producidas por esta familia reveló que dos especies comunes de sapo asiático, Bufo gargarizans y Duttaphrynus melanostictus, producen el remedio anticancerígeno conocido como Chan Su y Senso. Otra preparación utilizada para tratar el cáncer y la hepatitis, Huachansu o Cinobufacini, está regulada por la Administración Estatal de Alimentos y Medicamentos de China. En Brasil, los intestinos de la Rhinella schneideri, se aplican a los caballos para tratar el parásito Habronema muscae. En España, el extracto del sapo Bufo bufo se utiliza para tratar la podredumbre de los cascos en el ganado. En China, Corea del Norte y del Sur, los ganaderos utilizan la carne de Bufo gargarizans para tratar la peste bovina.

Los científicos sólo han examinado a una pequeña proporción de las más de 580 especies de la familia Bufonidae. “En Panamá, no solo tenemos acceso a una increíble diversidad de especies de anfibios”, comentó Marcelino Gutiérrez, investigador del Centro de Biodiversidad y Descubrimiento de Drogas del Instituto de Investigaciones Científicas y Servicios de Alta Tecnología (INDICASAT AIP) , “Estamos utilizando nuevas técnicas de espectrometría de masas y espectroscopía de resonancia magnética nuclear para hacer más fácil y más barato elucidar las estructuras químicas de los alcaloides, esteroides, péptidos y proteínas producidos por estos animales. Estamos muy interesados en aprender más sobre los compuestos químicos en esta familia,” agregó.

Se cree que la mayoría de los productos químicos que las ranas y los sapos producen los protegen contra los depredadores. En el caso del género Atelopus, la mayoría de las toxinas encontradas en su piel son tetrodototoxinas. Además, la zetekitoxina se ha encontrado en la, Atelopus zeteki, y la Chiriquitoxina se ha encontrado en la Atelopus limosus, una de las primeras especies que los investigadores exitosamente criaron en cautiverio al igual que la Atelopus glyphus y la Atelopus chiriquiensi.

“Sorprendentemente, las toxinas en la piel de una sola rana pueden matar de 130 a 1000 ratones”, comentó Candelario Rodríguez, investigador de INDICASAT AIP y autor principal de la revisión. “El mecanismo de acción es que reducen el ritmo cardíaco, haciendo de estos compuestos terapéuticos interesantes candidatos. La rana dorada, Atelopus zeteki, uno de los símbolos nacionales de Panamá, es la única especie del género Atelopus que secreta zetekitoxinas. Amenazada por el hongo quítrido que infecta su piel, así como su colecta para el comercio de mascotas exóticas y por la destrucción del hábitat, si desaparecieran las ranas doradas, se llevarían con ellas esta sustancia potencialmente valiosa”.

Los bloques químicos que los anfibios utilizan para crear compuestos tóxicos provienen de fuentes incluyendo su dieta, las glándulas de la piel o microorganismos simbióticos. Los sapos del género Melanophryniscus secuestran los alcaloides lipófilos de su dieta compleja consistente en ácaros y hormigas. Los investigadores descubrieron que las toxinas encontradas en una especie de Atelopus silvestres no podían aislarse de las ranas criadas en cautiverio: otra razón para conservar el hábitat de las ranas y comenzar a explorar la posibilidad de liberar a las ranas criadas en cautiverio en la naturaleza.

Más del 30 por ciento de los anfibios en el mundo están en declive. Compitiendo por mantenerse a la vanguardia de la ola de enfermedades que se extiende por toda América Central, Panamá está liderando el camino en los esfuerzos de conservación. El proyecto PARC del Smithsonian identificó varias especies de Atelopus en peligro de extinción. Los investigadores están aprendiendo a crear las condiciones necesarias para criar ranas en cautiverio. No sólo los cuidadores de animales en sus instalaciones de Gamboa y El Valle, Panamá, experimentan para descubrir qué comen las ranas, sino que además recrean el ambiente adecuado para todo el ciclo de vida de la rana: desde la puesta de huevos, la incubación de estos y la supervivencia del renacuajo. Cada especie tiene requisitos únicos que lo convierten en un caro desafío para crear esta arca de Noé para anfibios.

Conozca más sobre los anfibios visitando el blog del Proyecto de Rescate y Conservación de Anfibios de Panamá (PARC) y la exhibición Las Fabulosas Ranas De Panamá en el Centro Natural Punta Culebra, Calzada de Amador, Panamá.

Rodriguez, Candelario, Rollins-Smith, Louise, Ibanez, Roberto, Durant-Archibold, Armando, Gutiérrez, Marcelino. 2016. Toxins and pharmacologically active compounds from species of the family Bufonidae (Amphibia, Anura). Journal of Ethnopharmacology, doi:10.1016/j.jep.2016.12.021

Conozca a 9 de las “Ranas Perdidas” de Panamá

El hongo quítrido mortal ha causado mucha devastación de ranas nativas, salamandras y cecilias de Panamá. Hemos aprendido mucho acerca de esta enfermedad en los últimos 10 años y hemos sido capaces de tomar conciencia de sus efectos. Una encuesta reciente de expertos de ranas panameñas reveló que de 214 especies de anfibios atribuídos a Panamá, cerca de 100 especies todavía se pueden encontrar de forma fiable incluso en los lugares donde se encuentra el hongo quítrido, y los expertos consideran estas especies menos susceptibles al hongo. Aproximadamente 80 especies son muy raras, y simplemente no tenemos ninguna idea acerca de su susceptibilidad a la quitridiomicosis, o los números actuales de su población. 36 especies son consideradas altamente susceptibles al hongo quítrido y se encontraron vivas una vez, pero han experimentado, o se preve que experimentarán graves disminuciones relacionadas a la quitridiomicosis. Por desgracia, algunas de estas especies ya han desaparecido por completo en la naturaleza y no se han visto en muchos años. A éstas las llamamos las “ranas perdidas” de Panamá.

1) Atelopus chiriquiensis – Rana arlequín de Chiriquí
Estas atractivas ranas diurnas eran sujetos interesantes de investigación y existían en gran número en las tierras altas en la frontera de Costa Rica con Panamá. Hay muchos artículos científicos sobre esta especie, y fué estudiada principalmente por las tetrodotoxinas altamente tóxicas en su piel, así como su señalización única y su comportamiento agresivo de apareamiento. Un estudio realizado por la Dra. Karen Lips en la reserva de las Tablas de Costa Rica informó que se encontraban en grandes cantidades – hasta 20 individuos vistos a lo largo de 100 metros de una corriente en una sola visita. Pero las ranas experimentaron una disminución severa relacionada con la quitridiomicosis en un período de cinco (5) años y se vieron por última vez en 1996.

-(ilustración) Una pareja de Atelopus chiriquiensis en amplexus. Foto © Marcos Guerra, Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales.

Una pareja de Atelopus chiriquiensis en amplexus. Foto © Marcos Guerra, Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales.

2) Atelopus zeteki – Rana dorada de Panamá
Este es el anfibio nacional de Panamá, un emblema carismático del medio ambiente y la conservación. El 14 de agosto es día nacional dedicado en honor a la rana dorada como símbolo de la herencia increíble de la biodiversidad de Panamá. Reconociendo la amenaza de la quitridiomicosis, un proyecto llamado Proyecto de conservación de la rana de oro estableció una colonia de cría saludable de ranas doradas en el Zoológico de Maryland en Baltimore, y otra colonia se mantiene en Panamá, en el Centro de Conservación de Anfibios de El Valle. Como se predijo, las ranas doradas de Panamá experimentaron severas disminuciones relacionadas con la quitridiomicosis a partir del 2006, y la última observación confirmada de la rana dorada de Panamá en la naturaleza fue en 2009. El Proyecto Atelopus sigue inspeccionando los sitios conocidos de la rana dorada para encontrar sobrevivientes, y un plan de conservación ha sido detallado, desarrollado por los interesados y facilitado por la Comisión de Supervivencia de Especies para las ranas doradas en Panamá. El plan tiene como fin su reintroducción al medio ambiente natural.

One of 2,000 captive Panamanian Golden Frogs managed in captivity by the Golden Frog Species Survival Plan and the Maryland Zoo in Baltimore Photo: Brian Gratwicke Smithsonian Conservation Biology Institute

One of 2,000 captive Panamanian Golden Frogs managed in captivity by the Golden Frog Species Survival Plan and the Maryland Zoo in Baltimore Photo: Brian Gratwicke Smithsonian Conservation Biology Institute

-(ilustración) Una de las 2,000 ranas doradas de Panamá mantenidas en cautiverio gracias al Plan de Supervivencia de Especies de la Rana de Oro y al Zoológico de Maryland en Baltimore Foto: ©Brian Gratwicke, Instituto Smithsonian de Biología de la Conservación.

3) Craugastor obesus
Esta especie se encuentra en la zona de pulverización en las rocas, y cantos rodados en las laderas del oeste frente al Atlántico en Panamá y Costa Rica. La especie se registró en la selva de Costa Rica en 1984 por última vez. Esta especie pertenece al grupo Craugastor rugulosus y todas estas especies de anfibios estrechamente relacionadas han sido diezmadas por el hongo quítrido.

4) Craugastor punctariolus
Esta especie semiacuática fue encontrada en corrientes montañosas del centro de Panamá. Se observaron descensos rápidos y desapariciones en el campo relacionadas con la quitridiomicosis en el período 2004-2008. Esta especie pertenece al grupo Craugastor rugulosus y todas estas especies estrechamente relacionadas de anfibios han sido diezmadas por el hongo quítrido. El análisis genético reveló que es probable un complejo de especies. Esta especie se ha mantenido en cautiverio, pero los huevos que han sido ocasionalmente depositados han sido infértiles o no se han desarrollado plenamente y no se ha establecido una población cautiva viable.

-(ilustración)Craugastor punctariolus, rana de Bob Robber en el Centro de Conservación de Anfibios de El Valle (EVACC) foto © Kevin Johnson Amphibian Ark.

Craugastor punctariolus, rana de Bob Robber en el Centro de Conservación de Anfibios de El Valle (EVACC) foto © Kevin Johnson Amphibian Ark.

5) Craugastor rhyacobatrachus
Esta especie se encuentra en la premontaña y ladera inferior de las montañas sur de la Cordillera de Talamanca de Costa Rica y del oeste de Panamá. A pesar de extensas búsquedas de esta especie en Costa Rica y Panamá, no hay registros recientes de ella. Esta especie pertenece al grupo rugulosus Craugastor y todas estas especies de anfibios, estrechamente relacionadas, han sido diezmadas por el hongo quítrido.

6) Incilius majordomus
Los machos de esta especie eran amarillo limón, y las hembras eran marrón. El único otro sapo conocido de este género que exhibía dimorfismo sexual similar era Incilius peringelis-el famoso Sapo Dorado Monte Verde de Costa Rica que se ha extinguido. Incilius Majordomus se conoce sólo en la ladera del Cerro Bollo que da al Pacífico, en la frontera entre las provincias de Bocas del Toro y Chiriquí. Esta especie fué descrita en 2013 mediante una serie de muestras recogidas en 1980. No se ha visto en la naturaleza desde 1980 a pesar de extensos estudios herpetológicos en esa zona.

-(ilustración) Espécimen de tipo Incilius Majordomus © Smithsonian Institution, Museo Nacional de Historia Natural, del Departamento de Zoología de Vertebrados, División de anfibios y reptiles

Espécimen de tipo Incilius majordomus © Smithsonian Institution, Museo Nacional de Historia Natural, del Departamento de Zoología de Vertebrados, División de anfibios y reptiles

7) Isthmohyla calypsa
Una rana rana arborícola cubierta de tubérculos espinosos que se ha encontrado en una pequeña zona montañosa en la frontera de Costa Rica y Panamá, donde solía ser común a escala local. En Las Tablas, en Costa Rica, la especie experimentó severas disminuciones relacionadas con la quitridiomicosis-entre 1993 y 1998. A pesar de los esfuerzos recientes de una encuesta extensa en Costa Rica y Panamá, la especie no ha sido vista recientemente y es posiblemente extinta. Muchas otras especies de este género que se crían en las corrientes también han experimentado una disminución dramática y ahora son ranas extremadamente raras.

-(ilustración) Isthmohyla calypsa en la naturaleza, Foto Marcos Guerra, Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales.

Isthmohyla calypsa en la naturaleza, Foto Marcos Guerra, Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales.

8) Ecnomiohyla rabborum – Rana de árbol de extremidades de flecos Rabb
La rana de árbol Rabb se piensa que es endémica de la zona de El Valle de Antón, donde siempre era una rana rara difícil de encontrar, ya que viven en lo alto de los árboles y se reproducen en agujeros de los árboles. Herpetólogos experimentados podían escuchar sus llamadas de forma fiable en algunos lugares, pero el último individuo fue oído en El Valle de Antón en 2008. Se recogieron unos pocos individuos de esta especie para la cría en cautividad, en el Centro de Conservación de Anfibios de El Valle y en el Jardín Botánico de Atlanta , pero los esfuerzos de cría en cautividad no tuvieron éxito. A partir de 2015 sólo un individuo único persiste en cautiverio en el Jardín Botánico de Atlanta.

-Ecnomiohyla rabborum, rana de árbol de extremidades de flecos Rabb en el Jardín Botánico de Atlanta. Foto ©Brad Wilson

Ecnomiohyla rabborum, rana de árbol de extremidades de flecos Rabb en el Jardín Botánico de Atlanta. Foto ©Brad Wilson

9) Oophaga speciosa – Rana venenosa Espléndida
Esta rana grande, y de un inconfundible y brillante color dardo rojo sólo vive en las montañas occidentales de Panamá. Anteriormente se atrapaba para el comercio de mascotas, y se exportaba aún en 1992. Esta especie no se ha visto en la naturaleza en muchos años, a pesar de intensas búsquedas. No se sabe si aún vive en cautiverio, pero probablemente ha desaparecido de la naturaleza.

Oophaga speciosa, la rana venenosa Espléndida. Foto ©) Marcos Guerra, Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales.

Oophaga speciosa, la rana venenosa Espléndida. Foto ©) Marcos Guerra, Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales.

 

Si Usted tiene algún registro reciente de estas especies que faltan por favor déjenoslo saber, y considere la posibilidad de anotar su registro en la bioblitz global de los anfibios en inaturalist.

por Brian Gratwicke, traducio por Ivonne LaLyre,

El Proyecto de Rescate y Conservación de Anfibios de Panamá (PARC) fue galardonado con el IX Premio Fundación BBVA a la Conservación de la Biodiversidad

25 Noviembre, 2014, Madrid. El Proyecto de Rescate y Conservación de Anfibios de Panamá (PARC) fue galardonado con el IX Premio Fundación BBVA a la Conservación de la Biodiversidad, anunciado el 12 de septiembre.

Roberto Ibanez BBVA Award

El premio reconoce la ejecución de proyectos, políticas y/o actuaciones particularmente significativas de conservación y protección de hábitats, especies o ecosistemas en Latinoamérica. PARC recibió el galardón y fue elegido entre 30 nominaciones en la categoría de Actuaciones en Conservación de Biodiversidad en Latinoamérica, dotado con 250.000 euros (unos 323.000 dólares), que será presentado en una ceremonia en Madrid en noviembre. La propuesta para la nominación del proyecto fue elaborada por Sharon Ryan, directora de programas públicos de STRI, Brian Gratwicke (NZP), Heidi Ross (EVACC) y Roberto Ibáñez (STRI).

Panama Amphibian Rescue and Conservation Project LogoEl PARC nació en 2009, como una asociación de ocho instituciones, incluyendo al Africam Safari, el zoológico de Houston, el zoológico de Cheyenne Mountain, el zoológico de New England, el Instituto Smithsonian de Conservación Biológica, Defenderores de la Vida Silvestre y el STRI.

Hasta la fecha, PARC ha invertido $1,5 millones, construyó y mantiene dos instalaciones ex-situ en Panamá y ha criado más de 10 especies de anfibios en peligro de extinción, entre ellos la Rana Dorada panameña, una especie emblemática que se encuentra ahora extinta en el medio silvestre. Los científicos de PARC monitorean activamente las poblaciones, utilizan las últimas herramientas moleculares para encontrar bacterias de la piel que sean beneficiosas para ayudar a las ranas a combatir la quitridiomicosis. Además, investigan mecanismos genéticos de resistencia al hongo quitridio en Ranas Doradas panameñas, desarrollan tecnologías de reproducción asistida para criar ranas en cautiverio y crio-preservar sus gametos para el futuro.

Kids on a float in the Golden Frog Day Parade

Su campaña de educación genera una amplia cobertura en la prensa local e internacional, creando conciencia y apoyo para esta crisis, incluyendo a su campaña de educación, un documental premiado del Smithsonian Channel, la amplia cobertura en la prensa y el Festival de la Rana Dorada, que atrajo a 6.280 personas en el año 2013, 25.000 clics en Facebook y alcanzó a unas 500.000 personas en los medios. Además de dos exhibiciones, una “ Las Fabulosas Ranas de Panama” del Centro Natural de Punta Culebra en Panamá y, la otra, en el Centro de Conservación de Anfibios de El Valle, las cuales son visitadas por 200.000 panameños anualmente. Desde 2009, el proyecto cuenta con el apoyo de más de 300 voluntarios.

La recientemente descubierta salamandra devora hongos y preocupaciones por el futuro de la biodiversidad de salamandras en los Estados Unidos

Las caídas poblacionales en Holanda de la salamandra común (Salamandra salamandra) se han atribuido al recientemente descrito hongo patógeno Batrachochytrium salamandrivorans (Bs). Desde 2010 la población de S. salamandra en Bunderbos, Holanda ha disminuido en un 96%. El artículo científico de An Martel et al. mostró que algunas especies de salamandras de los Estados Unidos son muy susceptibles a Bs, que las salamandras mascotas también son susceptibles, y notó que aun no ha sido detectado en los Estados Unidos. Grandes números de salamandras vivas son importadas legalmente a los Estados Unidos cada año para comercio de mascotas. En los primeros seis meses de 2014, por ejemplo, 3445 salamandras comunes fueron importadas hacia los Estados Unidos en su mayoría desde Eslovenia.

appalachian salamanders

El género Batrachochytrium, que solo incluia a Batrachochytrium dendrobatidis (Bd) antes de descubrir Bs, ha ganado una mala reputación por afectar poblaciones de anfibios globalmente. Biólogos creen que estamos observando la sexta extinción en masa, en parte por la virulencia y expansión global de Bd en anfibios. El descubrimiento de este nuevo patógeno y la mejor comprensión de los devastadores efectos que tienen las enfermedades de vida silvestre causan preocupación por el futuro de las salamandras de los Estados Unidos.

Los Estados Unidos son un hotspot de biodiversidad para salamandras

Los Apalaches son un reconocido hotspot para salamandras. La posible amenaza de este patógeno emergente en los Estados Unidos es aun mas grande, y es de gran importancia que se mantenga este patógeno fuera de los Estados Unidos. La diversidad genética de salamandras en los Apalaches es el más alto del mundo con 72 especies de salamandras que son en su mayoría endémicas. Los Estados Unidos es el hogar de nueve de las diez familias de salamandras y cuatro de las diez familias de salamandras existentes son endémicas de los Estados Unidos, incluyendo amphiumas, salamandras gigantes del Pacífico, salamandras olímpicas y sirenas. Salamandras topo también se encuentran en Canadá y México, pero casi toda su biodiversidad está contenida dentro de las fronteras de los E.E.U.U.. Las salamandras gigantes son un linaje primitivo de salamandras gigantes con tres especies existentes, ubicados en los EE.UU., Japón y China. El salamandra americana gigante es uno de los gigantes y ha encontrado refugio en las montañas Apalaches desde que se originaron los anfibios, hace unos 360 millones de años.

Salamander biodiversity hotspotEl papel ecológico de las salamandras, la pequeña mayoría, a menudo puede pasar desapercibido, pero tiene en cuenta esta evaluación de la biomasa de salamandras en los Apalaches. Un estudio clásico de marcado y recaptura en el este de los EE.UU. señaló: “La biomasa de las salamandras es aproximadamente el doble que el de las aves durante la temporada alta de reproducción de las aves y es aproximadamente igual a la biomasa de pequeños mamíferos” (Burton y Likens 1975). Con estas densidades altas, un nuevo agente patógeno-salamandra específico al que estos animales nunca han sido expuestos tienen el potencial de ser capaz de extenderse como un reguero de pólvora, al igual que Bd se propaga a través de las poblaciones de anfibios neotropicales ingenuos.

Se necesita una acción inmediata

Debemos detener de inmediato la importación de salamandras de cualquier fuente en el extranjero, a menos que puedan ser certificados libres de Bs y Bd. En mayo de 2008 la OIE, que es la organización creada para mitigar las enfermedades zoonóticas (es decir, el ántrax, la enfermedad de las vacas locas, etc.), reconoció Bd como una enfermedad de declaración obligatoria. Regulaciones comerciales más estrictas recomendadas por la OIE reducirían sustancialmente la propagación de ambos B y Bd, sin embargo, los cambios de la OIE no han sido aprobados por el Departamento de Agricultura y del Interior de los Estados Unidos y hasta lograrlo no hay medios legales para rechazar los envíos infectados.

por Blake Klocke

Traducido por Lourdes Hernandez y Dara Wilson

Pareo genético salva a ranas en peligro de extinción

Mientras que los investigadores del Proyecto de Conservación y Rescate de Anfibios de Panamá del Smithsonian se apresuran a salvar a las ranas de una devastadora enfermedad al criarlas en cautiverio, una prueba genética puede evitar confusiones al emparejarlas.

En el Centro de Conservación de Anfibios de El Valle en Antón, los científicos del proyecto crían 11 especies distintas de ranas de tierras altas afectadas por el hongo quítrido Batrachochytrium dendrobatidis, que ha diezmado las poblaciones de anfibios alrededor del mundo. Esperan que algún día puedan volver a liberar a las ranas en arroyos de tierras altas de Panamá.

Marsupial frog

Hemiphractidae: Hemiphractus fasciatus. (Foto por Edgardo Griffth)

Distintas especies de ranas pueden ser muy parecidas. “Si accidentalmente escogemos ranas para criar que no son de la misma especie, podríamos fracasar, o sin saberlo crear híbridos que no están bien adaptados al ‘ambiente nativo’ de sus padres,” comenta Andrew J. Crawford, investigador asociado en el Smithsonian en Panamá y profesor en la Universidad de los Andes en Colombia. Crawford y sus colegas utilizan una técnica genética conocida como código de barra de ADN para distinguir una especie de anfibios de otra. Al comparar las secuencias genéticas en las células de la piel de las ranas obtenidas con un hisopo de algodón, ellos descubren qué tan emparentadas están.

Este nuevo conocimiento sobre la genética de las ranas contribuye a la misión del Proyecto de Conservación y Rescate de Anfibios de Panamá, que consiste en salvar a los anfibios de la extinción. Entre las instituciones participantes se encuentran African Safari, la Autoridad Nacional del Ambiente de Panamá, El Zoológico de la Montaña Cheyenne, Defenders of Wildlife, Centro de Conservación de Anfibios de El Valle, el Zoológico de Houston, el Smithsonian’s National Zoological Park, el Smithsonian en Panamá y el Zoológico de Nueva Inglaterra.

–Beth King, Smithsonian Tropical Research Institute

Referencia: Crawford, A.J., Cruz, C., Griffith, E., Ross, H., Ibanez, R., Lips, K., Driskell, A.C., Bermingham, E. and Crump, P. 2013. DNA barcoding applied to ex situ tropical amphibian conservation programme reveals cryptic diversity in captive populations. Molecular Ecology Resources. Doi: 10.1111/1755-0998.12054

Festival Nacional de la Rana Dorada

GOLDEN_FROG_POSTER

Festival Nacional de la Rana Dorada

10-12 de Agosto:  Parque Municipal Summit, Cuidad de Panama

  • Exhibicion Temporal de Ranas.
  • Visita de estudiantes en coordinacion con MEDUCA.
  • Actividades recreativas, pintacaras y competencias.
  • Info: 6597-0768  parquesummit@gmail.com

14 de Agosto Dia Nacional de la Rana Dorada

  • Foro Publico “El impacto cultural y estado de conservacion de la rana dorada y otros anfibios de Panama”
  • Presentaciones de: Richard Cooke, Edgardo Griffith, Roberto Ibañez
  • Centro de Investigacion y Conferencias Earl S. Tupper Research Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales, Cuidad de Panama. 6:00 PM
  • Info: 212 81 11   tejadas@si.edu

17 -18 August: Zoologico El Nispero, El Valle de Antón – 7AM- 5PM

  • Desfile de la Rana Dorada,10:00 AM, EL Valle de Antón, Viernes 17
  • Tarde de Celebracion Cultural, Viernes 17
  • Visita exhibicion unica de Ranas Doradas en Zoologico El Nispero
  • Actividades estudiantiles enfocados en termas de conservacion
  • Info: 6676-8094   egriffith23@hotmail.com

19 de Agosto: Centro Natural Punta Culebra, Calzada de Amador

  • Actividades para todo la familia
  • Concurso de figuras de arena en la Playa de los Cangrejos
  • Charlas Interactivas: Salta al mundo de las ranas.
  • Zona creativa para los mas pequenitos
  • Info: 212 8793  puntaculebra@si.edu

 

Instalado entre las nubes.

Eugenia’s rain-peeper (Pristimantis eugeniae)

Piador de la lluvia de Eugenia (Pristimantis eugeniae)

En el noroeste de Ecuador se encuentra una hermosa selva tropical. En el subdosel de esta selva hay una rana hermosa y extraña por igual. Acunada entre los delicados pétalos de las bromelias vive Pristimantis eugeniae, también conocida como la rana piadora de la lluvia de Eugenia.

Esta especie se encuentra sólo en cuatro localidades en un área limitada de la selva tropical, en el valle superior del Rio Pilaton en la provincia de Pichincha, Ecuador. Debido a que su hábitat aún no se encuentra protegido, es necesaria la protección de la selva y las ranas que la habitan.

Pristimantis eugeniae está catalogada como en peligro en la Lista Roja de la IUCN. La tala y quema de su hábitat y la invasión humana constituyen las principales amenazas a esta especie.

Fotografía de Alejandro Arteaga via Flickr.

Cada semana, el Proyecto de Conservación y Rescate de Anfibios de Panamá (Panama Amphibian Rescue and Conservation Project) postea una nueva foto de una linda rana de cualquier parte del mundo con una historia única, divertida e interesante. Asegúrate de verificar cada Lunes la última incorporación.

Envíanos tus propias ranas lindas subiendo tus fotos aquí: http://www.flickr.com/groups/cutefrogoftheweek/

¡Pebas psicodélico!

Pebas stubfoot toad (Atelopus spumarius)

Sapo de talones de Pebas (Atelopus spumarius)

Rana bonita de la semana: 4 de Junio, 2012

A lo largo de la cuenca del Amazonas, que se extiende por Brasil, Perú, Ecuador, Guyana, Colombia y Surinam, vive un pequeño sapo conocido como sapo de talones de Pebas, científicamente conocido como Atelopus spumarius.

Es un pequeño e interesante anfibio de cuerpo aplanado. Un delicado patrón de red se extiende por su espalda en tonos de verde y marrón. Sin embargo, lo que realmente llama la atención en este sapo, es su panza. ¡Sus pies, sus manos y su vientre son de color rosa/rojo brillante!

Esta especie se encuentra catalogada como “vulnerable” en la Lista Roja de la IUCN y diversos reportes sobre su población indican un descenso sostenido en el número. Afortunadamente, aún se pueden realizar esfuerzos para evitar un mayor declive poblacional. ¡Después de todo, el mundo sería un poco menos colorido sin el sapo de talones de Pebas!

Fotografía de Benjamin Tapley via Arkive.

Cada semana, el Proyecto de Conservación y Rescate de Anfibios de Panamá (Panama Amphibian Rescue and Conservation Project) postea una nueva foto de una linda rana de cualquier parte del mundo con una historia única, divertida e interesante. Asegúrate de verificar cada Lunes la última incorporación.

Envíanos tus propias ranas lindas subiendo tus fotos aquí: http://www.flickr.com/groups/cutefrogoftheweek/