Los investigadores enumeran razones para no lamer sapos

Reciente revisión de los compuestos medicinales en las secreciones de Bufonidae

A medida que las enfermedades humanas se vuelven más resistentes a los antibióticos, la identificación de nuevos productos farmacéuticos es crítica. El sapo de caña y otros miembros de la familia Bufonidae producen sustancias ampliamente utilizadas en la medicina popular tradicional, pero los miembros de esta familia en peligro de extinción, como la rana dorada, Atelopus zeteki, pueden desaparecer antes de revelar sus secretos. Científicos del Smithsonian y colegas de la Universidad de Panamá; del Instituto de Investigaciones Científicas y Servicios de Alta Tecnología de Panamá INDICASAT AIP; la Universidad de Vanderbilt en Tennessee; y la Universidad Acharya Nagarjuna en Guntur, India, crearon un compendio de las sustancias químicas conocidas, producidas por esta familia de anfibios en la revista médica Journal of Ethnopharmacology destacando su potencial en gran parte inexplorado para el descubrimiento de nuevos fármacos.

Cane toad (Rhinella marinus)

“Poco a poco estamos aprendiendo a criar miembros de esta familia de anfibios que ha sido diezmada por la enfermedad del hongo quítrido”, comentó Roberto Ibañez, científico del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI por sus siglas en inglés) y director nacional del Proyecto de Rescate y Conservación de Anfibios de Panamá (PARC). “Eso nos da tiempo para entender qué tipo de productos químicos producen, pero es probable que los animales en sus hábitats naturales produzcan una gama aún más amplia de compuestos”.

15 de las 47 especies de ranas y sapos utilizadas en la medicina tradicional pertenecen a la familia Bufonidae. Durante milenios, las secreciones de su piel y de las glándulas cerca de sus orificios auditivos llamadas glándulas parótidas, así como sus huesos y tejidos musculares, se han utilizado como remedios para infecciones, mordeduras, cáncer, trastornos cardíacos, hemorragias, alergias, inflamación, dolor e incluso para tratar el SIDA.

La extensa revisión de la literatura existente sobre las toxinas producidas por esta familia reveló que dos especies comunes de sapo asiático, Bufo gargarizans y Duttaphrynus melanostictus, producen el remedio anticancerígeno conocido como Chan Su y Senso. Otra preparación utilizada para tratar el cáncer y la hepatitis, Huachansu o Cinobufacini, está regulada por la Administración Estatal de Alimentos y Medicamentos de China. En Brasil, los intestinos de la Rhinella schneideri, se aplican a los caballos para tratar el parásito Habronema muscae. En España, el extracto del sapo Bufo bufo se utiliza para tratar la podredumbre de los cascos en el ganado. En China, Corea del Norte y del Sur, los ganaderos utilizan la carne de Bufo gargarizans para tratar la peste bovina.

Los científicos sólo han examinado a una pequeña proporción de las más de 580 especies de la familia Bufonidae. “En Panamá, no solo tenemos acceso a una increíble diversidad de especies de anfibios”, comentó Marcelino Gutiérrez, investigador del Centro de Biodiversidad y Descubrimiento de Drogas del Instituto de Investigaciones Científicas y Servicios de Alta Tecnología (INDICASAT AIP) , “Estamos utilizando nuevas técnicas de espectrometría de masas y espectroscopía de resonancia magnética nuclear para hacer más fácil y más barato elucidar las estructuras químicas de los alcaloides, esteroides, péptidos y proteínas producidos por estos animales. Estamos muy interesados en aprender más sobre los compuestos químicos en esta familia,” agregó.

Se cree que la mayoría de los productos químicos que las ranas y los sapos producen los protegen contra los depredadores. En el caso del género Atelopus, la mayoría de las toxinas encontradas en su piel son tetrodototoxinas. Además, la zetekitoxina se ha encontrado en la, Atelopus zeteki, y la Chiriquitoxina se ha encontrado en la Atelopus limosus, una de las primeras especies que los investigadores exitosamente criaron en cautiverio al igual que la Atelopus glyphus y la Atelopus chiriquiensi.

“Sorprendentemente, las toxinas en la piel de una sola rana pueden matar de 130 a 1000 ratones”, comentó Candelario Rodríguez, investigador de INDICASAT AIP y autor principal de la revisión. “El mecanismo de acción es que reducen el ritmo cardíaco, haciendo de estos compuestos terapéuticos interesantes candidatos. La rana dorada, Atelopus zeteki, uno de los símbolos nacionales de Panamá, es la única especie del género Atelopus que secreta zetekitoxinas. Amenazada por el hongo quítrido que infecta su piel, así como su colecta para el comercio de mascotas exóticas y por la destrucción del hábitat, si desaparecieran las ranas doradas, se llevarían con ellas esta sustancia potencialmente valiosa”.

Los bloques químicos que los anfibios utilizan para crear compuestos tóxicos provienen de fuentes incluyendo su dieta, las glándulas de la piel o microorganismos simbióticos. Los sapos del género Melanophryniscus secuestran los alcaloides lipófilos de su dieta compleja consistente en ácaros y hormigas. Los investigadores descubrieron que las toxinas encontradas en una especie de Atelopus silvestres no podían aislarse de las ranas criadas en cautiverio: otra razón para conservar el hábitat de las ranas y comenzar a explorar la posibilidad de liberar a las ranas criadas en cautiverio en la naturaleza.

Más del 30 por ciento de los anfibios en el mundo están en declive. Compitiendo por mantenerse a la vanguardia de la ola de enfermedades que se extiende por toda América Central, Panamá está liderando el camino en los esfuerzos de conservación. El proyecto PARC del Smithsonian identificó varias especies de Atelopus en peligro de extinción. Los investigadores están aprendiendo a crear las condiciones necesarias para criar ranas en cautiverio. No sólo los cuidadores de animales en sus instalaciones de Gamboa y El Valle, Panamá, experimentan para descubrir qué comen las ranas, sino que además recrean el ambiente adecuado para todo el ciclo de vida de la rana: desde la puesta de huevos, la incubación de estos y la supervivencia del renacuajo. Cada especie tiene requisitos únicos que lo convierten en un caro desafío para crear esta arca de Noé para anfibios.

Conozca más sobre los anfibios visitando el blog del Proyecto de Rescate y Conservación de Anfibios de Panamá (PARC) y la exhibición Las Fabulosas Ranas De Panamá en el Centro Natural Punta Culebra, Calzada de Amador, Panamá.

Rodriguez, Candelario, Rollins-Smith, Louise, Ibanez, Roberto, Durant-Archibold, Armando, Gutiérrez, Marcelino. 2016. Toxins and pharmacologically active compounds from species of the family Bufonidae (Amphibia, Anura). Journal of Ethnopharmacology, doi:10.1016/j.jep.2016.12.021

Dia del Coqui

Common_CoquíPara cinco años, he trabajado como el herpetólogo personal de Las Casas de la Selva, un proyecto forestal sostenible en Puerto Rico. También he tenido el privilegio de pasar cinco meses de Panamá; un poco de ese tiempo se dedicó a trabajar con PARC. He notado muchas similitudes entre Puerto Rico y Panamá. En concreto, me he dado cuenta de que cada país tiene una rana como símbolo nacional y cultural.

En Panamá, todo las personas sabe de la rana dorada (Atelopus zeteki), y cuando yo estaba estudiando el folclore de Panamá, escuché las viejas historias acerca de cómo la rana era buena suerte, y que la gente solía creer que se convertía en oro cuando murió. Hoy en día, la Rana Dorada es un símbolo de la propia Panamá, y de lo que significa ser panameño. Las imágenes de la rana de oro adorna todo, desde billetes de lotería a las camisetas a las tazas de café. Algunos de mis amigos en Panamá han ido tan lejos como para conseguir tatuajes de Rana Dorada. Y cada año, miles de personas celebran el Día de Rana Dorada .

Como una isla, Puerto Rico tiene muy pocas especies de ranas, y 16 de las 18 especies nativas pertenecen al género Eleutherodactylus. Este género se conoce colectivamente como “Coquis”, aunque sólo dos especies hacen que el “Ko- Kee” llamada de apareamiento distintivo que hace de noche en Puerto Rico un asunto tan ruidoso. De las 16 especies de coquíes, 13 son elaboradas por la UICN como vulnerables, en peligro o en peligro crítico. Al igual que con la Rana Dorada en Panamá, coquíes son un símbolo de todo Puerto Rico. Nacidos en el continente puertorriqueños que regresan a la isla responden a los retos sobre su puertorriqueño “autenticidad” que se utiliza para responder : “Yo soy tan puertorriqueño como el Coqui”. Imágenes del Coqui aparecen en murales artísticos, kitch turístico , y los tatuajes, incluso hay una marca “Coqui” de café y un “Coqui” concesionario de coches!

Pero nos falta algo en Puerto Rico – no tenemos equivalente al “Dia de Rana Dorada “. Después de mi tiempo en PARC , incluyendo mi oportunidad en 2012 para ayudar a Angie Estrada, Jorge Guerrel, Ligo Díaz, y el resto del plan de personal y ejecución de las actividades educativas en Gamboa Zoo, me decidí a tomar el espíritu de “Dia de Rana Dorada ” respaldar a Puerto Rico con mi. Estoy feliz de anunciar que la idea ha sido bien recibida, y el primer “Dia del Coqui ” será un festival de fin de semana desde 26 hasta 28 sept, 2014. Se llevará a cabo en el Jardín Botánico y Cultural William Miranda Marin en la ciudad situada en el centro de Caguas. Ya, artesanos, científicos, músicos, estudiantes universitarios, historiadores y funcionarios de obras públicas se unen para hacer de este evento un éxito.

La intención del Dia del Coqui es ser una celebración cultural, sino también una importante herramienta de aprendizaje para ayudar al pueblo de Puerto Rico saben que las ranas que siempre han compartido la isla con están en necesidad de conservación. Esperamos que el Día del Coqui convierte en un pilar cultural en Puerto Rico, similar a Dia de Rana Dorada en Panamá.

Para obtener más información, por favor escriba a Norman Greenhawk a greenhawk81@gmail.com or www.facebook.com/diadelcoqui

Noticias de Proyecto Atelopus: Una pequeña rana

Jamie Voyles

There are two types of golden frogs in Panama, Atelopus zeteki, the Panamanian golden frog, and Atelopus varius, the variable harlequin frog, which has more variable coloration ranging from mostly yellow to this darker chevron form. Photo: Jamie Voyles, Project Atelopus

Atelopus varius Photo: Jamie Voyles, Project Atelopus

Una pequeña rana puede ofrecer una gran cantidad de esperanza. Esta rana, un macho adulto Atelopus varius, pertenece a un género que está en peligro crítico – no a una sola especie, sino a todo el género – y es, por lo tanto, una de las criaturas más raras de la tierra. La rana dorada Panameño, Atelopus zeteki, lleva la distinción adicional de ser el animal nacional de Panamá y es un símbolo de la buena suerte para el pueblo panameño – tanto es así, que en los últimos ranas doradas apareció en la cara de los billetes de lotería. Por lo tanto, la pérdida de Atelopus, debido a la quitridiomicosis, enfermedad mortal, ha sido poco menos que una tragedia para los panameños, así como para la comunidad mundial.

Hace aproximadamente una década, junto con mi colega, Cori Richards (hoy Dr. Cori Richards-Zawacki), vimos estas joyas de oro desaparecer de las corrientes de Panamá al ritmo en que la enfermedad quitridiomicosis (quítrido) se expandía en todo el país. Cori y yo éramos estudiantes de posgrado, teníamos un entusiasmo juvenil (aunque un poco ingenuo) para enfrentar el siniestro desastre de la conservación. Cori se centró en las ranas doradas para su doctorado y se tomaron muestras de miles de ranas antes de que sucumbieron a la enfermedad. Yo estaba interesado en la comprensión de qué especies se verían afectados por la enfermedad, sin saber que en pocos años sería el quítrido, la causa de una masiva declinación de comunidades enteras de anfibios. Cuando las ranas empezaron a desaparecer, los proyectos de investigación aterrizaron a un punto muerto. Después de todo, sin ranas no podría haber investigación. Así que nuestros asesores, tal vez sabiamente, nos aconsejaron seguir adelante. A medida que cambiamos nuestros proyectos de investigación a otros lugares, las ranas doradas llegaron al borde de la extinción, los avistamientos de estas criaturas raras, ahora se redujeron hasta que se convirtieron en meros rumores.

Pasados ya diez años, Cori y yo teníamos nuestras carreras académicas bastante avanzadas, pero todavía obsesionados por la pérdida de anfibios en Panamá. Cuando Cori visitó la Universidad de California, Berkeley, donde yo estaba terminando mi trabajo post-doctoral, pasamos una tarde sentado en el césped del campus verde y reflexionar sobre nuestro trabajo de una década, a pesar de las previsiones, no nos habíamos dado cuenta del completo alcance de lo que se vendria – especialmente para aquellas hermosas ranas panameñas. En estos días, recordamos, que no mucha gente, fuera de un pequeño grupo de investigadores, había oído hablar de la palabra “quitridiomicosis”, y mucho menos intentaron pronunciarlo. Pocos estaban prestando atención a la declinación global de los anfibios, aún menos eran conscientes de la pérdida devastadora de Panamá de su mascota nacional y amuleto de la suerte. Así que, naturalmente, se urdió un plan para volver. Teníamos que ver por nosotros mismos lo que quedaba de las ranas doradas de Panamá.

Nos pusimos a recoger el dinero de las subvenciones de conservación, una pequeña concesión a la vez. Las noticias procedentes de los informes de campo era sombrío, pero se mantuvo determinado. Se agruparon los pequeños botes de fondos (incluyendo el apoyo del Smithsonian y el Proyecto Rana Dorada) y el equipo de investigación a pequeña galvanizado (incluyendo Edgardo Griffith, Heidi Ross y Matt Robak). Muy pronto, caminábamos las montañas brumosas de Panamá, machetes en mano y espera en alto a pesar de las adversidades. Visitamos numerosos sitios donde se encontraron históricamente Atelopus varius y Atelopus zeteki, incluyendo todos los sitios antiguos de ranas doradas de investigacion de Cori. Seguimos rumores, consejos y sugerencias. Después de varios meses de estudios, después de horas de escalada de senderos con pesadas mochilas y botas embarradas, repetidamente salíamos a trompicones de la selva decepcionados, picados por todas clases de insectos y con las manos vacías. Hubiera sido fácil admitir que no estaban persiguiendo a las ranas ya – ya que estabamos persiguiendo fantasmas.

Cori Richards y Jamie Voyles

Cori Richards y Jamie Voyles

Hasta que, después de meses de búsqueda, finalmente encontramos nuestro rayo de esperanza. El 8 de noviembre 2012 encontramos un saludable Atelopus macho adulto posado en una roca cubierta de musgo, sin preocuparse que una lucha a través del continente había estado en marcha desde hace meses, sólo para encontrarlo. Nos sentamos en la lluvia, observándolo y tomando fotos. Se recogieron muestras no invasivas para las pruebas de diagnóstico y genéticos y, a continuación, un poco a regañadientes, nos despedimos y le deseó lo mejor. Nos alegró muchísimo …. y aquí es por qué: Una pequeña rana en la naturaleza sugiere que hay al menos algunas poblaciones sobrevivieron por ahí. Y si hay incluso una pequeña población aguantando, hay esperanza – no sólo para esa población, o incluso para la especie, sino para todo el género. La evidencia para apoyar esa esperanza, en la forma de esa única rana, pequeño y hermoso, es algo mejor que la celebración de un billete de lotería premiado con su foto en ella.

Amphibian Ark taller de capacitación para América Latina

Participants and instructors from throughout Latin America at the recent Amphibian Ark training workshop in Gamboa, Panama

Ellos son: Dalina del Carmen Cosme, Abbileth González, Diana Troetsch, Rigoberto Diaz, Lanki Cheucarama, Nahir Cabezón, Humberto Membache, Francis Torres, Javier Jara, Ana Gabriela Castillo, Maykell Morales, Mireya Dimas, Marta Torres, Erick López, Elida Leiva, Camilo Londoño. Jose Alfredo Hernández, Leiza Torres, Juan Daniel Jaramillo, Diorene Smith, Diego Villaquiran, Osvaldo Cabeza, Diego Medina, Didier Ramos, Andy Pascual, Marcos Ponce y Benjamin Walker.

Con el apoyo de USAID y el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI), Amphibian Ark llevo a cabo un taller Taller de capacitación para incrementar las habilidades de conservación de anfibios en América Latina en Panamá el pasado mes de Abril. Veintisiete participantes de Chile, Colombia, Guatemala, Ecuador, México y Panamá compartieron experiencias en el diseño, implementación y mantenimiento de programas ex situ de anfibios. El enfoque principal fue de guiar los programas a nuevos niveles de éxito, además de la cría en cautiverio, el manejo de la población y el acoplamiento de estos programas con estrategias de salida apropiadas con posibles métodos de reintroducción. Los instructores darán tanto conferencias teóricas como sesiones prácticas en tópicos como manejo, genética de poblaciones, salud, reproducción y registros.

Los participantes recibieron un intenso entrenamiento teórico y practico por parte de los mejores especialistas en anfibios de la región. la crisis de los anfibios, problemas médicos y cuidado veterinario, cultivo y producción de alimento, cuidado y manejo diario y medidas de bioseguridad fueron alguno de los temas discutidos, y los mismos fueron complementados con proyectos grupales y salidas nocturnas a campo en los alrededores del Parque Nacional Soberanía.

Queremos agradecer a Ron Gagliardo, Oficial de Entrenamiento de Amphibian Ark; Luis Carrillo, Diego Almeida Reinoso, Brian Kubicki, Brad Wilson, Eric Baitchman, Edgardo Griffith, Roberto Ibáñez, Jorge Guerrel y Angie Estrada por donar su tiempo y conocimiento. Y a todos los participantes por su interés, entusiasmo y trabajo en la conservación de anfibios.

Pareo genético salva a ranas en peligro de extinción

Mientras que los investigadores del Proyecto de Conservación y Rescate de Anfibios de Panamá del Smithsonian se apresuran a salvar a las ranas de una devastadora enfermedad al criarlas en cautiverio, una prueba genética puede evitar confusiones al emparejarlas.

En el Centro de Conservación de Anfibios de El Valle en Antón, los científicos del proyecto crían 11 especies distintas de ranas de tierras altas afectadas por el hongo quítrido Batrachochytrium dendrobatidis, que ha diezmado las poblaciones de anfibios alrededor del mundo. Esperan que algún día puedan volver a liberar a las ranas en arroyos de tierras altas de Panamá.

Marsupial frog

Hemiphractidae: Hemiphractus fasciatus. (Foto por Edgardo Griffth)

Distintas especies de ranas pueden ser muy parecidas. “Si accidentalmente escogemos ranas para criar que no son de la misma especie, podríamos fracasar, o sin saberlo crear híbridos que no están bien adaptados al ‘ambiente nativo’ de sus padres,” comenta Andrew J. Crawford, investigador asociado en el Smithsonian en Panamá y profesor en la Universidad de los Andes en Colombia. Crawford y sus colegas utilizan una técnica genética conocida como código de barra de ADN para distinguir una especie de anfibios de otra. Al comparar las secuencias genéticas en las células de la piel de las ranas obtenidas con un hisopo de algodón, ellos descubren qué tan emparentadas están.

Este nuevo conocimiento sobre la genética de las ranas contribuye a la misión del Proyecto de Conservación y Rescate de Anfibios de Panamá, que consiste en salvar a los anfibios de la extinción. Entre las instituciones participantes se encuentran African Safari, la Autoridad Nacional del Ambiente de Panamá, El Zoológico de la Montaña Cheyenne, Defenders of Wildlife, Centro de Conservación de Anfibios de El Valle, el Zoológico de Houston, el Smithsonian’s National Zoological Park, el Smithsonian en Panamá y el Zoológico de Nueva Inglaterra.

–Beth King, Smithsonian Tropical Research Institute

Referencia: Crawford, A.J., Cruz, C., Griffith, E., Ross, H., Ibanez, R., Lips, K., Driskell, A.C., Bermingham, E. and Crump, P. 2013. DNA barcoding applied to ex situ tropical amphibian conservation programme reveals cryptic diversity in captive populations. Molecular Ecology Resources. Doi: 10.1111/1755-0998.12054

Festival Nacional de la Rana Dorada

GOLDEN_FROG_POSTER

Festival Nacional de la Rana Dorada

10-12 de Agosto:  Parque Municipal Summit, Cuidad de Panama

  • Exhibicion Temporal de Ranas.
  • Visita de estudiantes en coordinacion con MEDUCA.
  • Actividades recreativas, pintacaras y competencias.
  • Info: 6597-0768  parquesummit@gmail.com

14 de Agosto Dia Nacional de la Rana Dorada

  • Foro Publico “El impacto cultural y estado de conservacion de la rana dorada y otros anfibios de Panama”
  • Presentaciones de: Richard Cooke, Edgardo Griffith, Roberto Ibañez
  • Centro de Investigacion y Conferencias Earl S. Tupper Research Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales, Cuidad de Panama. 6:00 PM
  • Info: 212 81 11   tejadas@si.edu

17 -18 August: Zoologico El Nispero, El Valle de Antón – 7AM- 5PM

  • Desfile de la Rana Dorada,10:00 AM, EL Valle de Antón, Viernes 17
  • Tarde de Celebracion Cultural, Viernes 17
  • Visita exhibicion unica de Ranas Doradas en Zoologico El Nispero
  • Actividades estudiantiles enfocados en termas de conservacion
  • Info: 6676-8094   egriffith23@hotmail.com

19 de Agosto: Centro Natural Punta Culebra, Calzada de Amador

  • Actividades para todo la familia
  • Concurso de figuras de arena en la Playa de los Cangrejos
  • Charlas Interactivas: Salta al mundo de las ranas.
  • Zona creativa para los mas pequenitos
  • Info: 212 8793  puntaculebra@si.edu

 

La gente rana

Rachel Page, STRI

Rachel Page, STRI

La semana pasada, durante la reunión del Behavioral Discussion Group del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales en Panama, Justin Touchon, becario post doctoral presentó un nuevo estudio sobre el comportamiento durante el desove de la rana arbórea Dendropsophus. Semanas después del inicio de la temporada lluviosa, más de 30 especies de ranas se unen en coro a orillas del Parque Nacional Soberanía y la gente rana llega por montones.

“No experimentamos esta concentración de investigadores de ranas en ninguno de nuestros otros sitios,” comenta Karen Warkentin, quien trajo con ella a varios estudiantes del Boston University para estudiar el cuidado maternal y la eclosión de plasticidad en las ranas de cristal.

Mike Ryan de la University of Texas en Austin EE.UU., Ryan Taylor, de la Salisbury University, en Maryland y Rachel Page del Smithsonian en Panamá recibieron una significativa cantidad de fondos del U.S. National Science Foundation para estudiar las respuestas de las hembras ante ranas robóticas “macho”. Conocerán cómo los animales, incluyendo a los humanos, integran la información a través de distintos canales sensoriales.

Karen Lips, de la University of Maryland, EE.UU., aún monitorea del declive de los anfibios en El Copé y la Provincia del Darién, Panamá. Roberto Ibañez y Brian Gratwicke serán instrumentales en la construcción de nuevas instalaciones en gamboa para el Proyecto de Conservación y Rescate de Anfibios de Panamá. Corinne Richards-Zawacki de la Tulane University en Louisiana, también obtuvo una beca del National Science Foundation (NSF) para estudiar la evolución de la emblemática rana flecha roja y azul de Bocas del Toro, Panamá.

Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales

Llega la primavera, es la hora de plantar. Pero hay que pensar en nuestros amigos anfibios cuando lo hacemos.

Phlyctimantis leonardi

Con la primavera acercando, hay mucho que podemos hacer para asegurarnos de que nuestros patios y jardines son seguros para los anfibios. (Foto por Brian Gratwicke, Smithsonian Conservation Biology Institute)

He conocido unas cuantas serpientes y una tortuga que han fijado su residencia en mi patio. Tambien tengo un sapo que visita mi jardín cada año. Con el calentamiento del cambio de época, me quedo con mis ojos bien abiertos para él esta primavera.

Asegurarme de que estas criaturas son seguros es importante para mí. Así que trato de no usar ningún pesticida en mi patio. Yo estaba teniendo problemas con las babosas en mi hosta un año, hasta que puse arena alrededor de las plantas. Parece que las babosas no les gustan arrastrarse por la arena. Desde ese dia no he tenido mas problemas con las babosas!

El uso excesivo de losplaguicidas mata a las ranas, peces e insectos que viven en su cuenca. Y más se esparcen a través del agua envenenando a los sabrosos camarones, almejas y cangrejos que se encuentran de rio abajo. Saber exactamente cuál es el problema de insectos que tiene le ayudará a seleccionar varios tratamientos eficaces. Varias alternativas se incluyen la extracción manual, las barreras físicas, atrayendo a los insectos beneficiosos, y la siembra diversificada. Para obtener más métodos alternativos de control de plagas, por favor haga clic aquí

Todos podemos hacer nuestra parte para ayudar a las ranas, los sapos y los otros anfibios en nuestro propio patio, así apoyando el El ProyectodeRescateyConservacióndeAnfibiosdePanamá

Cindy Hoffman, Defenders of Wildlife (Traducción por Tracy Stetzinger)

Las ranas y los perros pintados – Una asociación única

Common Rain Frog

Sin embargo, los anfibios son una especie indicadora de la misma hábitat en que el perro pintado (tambien llamado el perro salvaje de Africa) depende para la supervivencia.

Las ranas y los perros pintados. Tiene un timbre que da gusto en ingles.

Parece poco probable que una organización de conservación que esta  centrado en un carnívoro de gran carismá estaría interesado en el uso de ranas y sapos para enseñar a los estudiantes acerca de la investigación, la biología y la conservación. Sin embargo, los anfibios son una especie indicadora de la misma hábitat en que el perro pintado (tambien llamado el perro salvaje de Africa) depende para la supervivencia.  Los amfibios sirven tambien como un organismo modelo para la enseñanza de la taxonomía, la biología, las adaptaciones, los conceptos ecológicos, las amenazas ambientales y una especie en que los estudiantes pueden poner en práctica las medidas de conservación.

Durante una parada en la conferencia de 2010 en el Houston Zoo, el Dr. Gregory Rasmussen, el Director de Conservación del perro pintado (PDC) en Dete, Zimbabwe, se oyó hablar de un programa de educación llamado Toad Trakers (Sigue Sapos) implementado por el Departamento Zoológico de Houston para la conservación  y la ciencia de los amfibios.

A través de aulas de formación especializada y las experiencias de campo, los seguidores del sapo enseña a los estudiantes los métodos utilzados por los biólogos  para estudiar las poblaciones de animales silvestres.

Dr. Rasmussen vio el concepto como un gran ajuste para el Iganyana Bush Camp de PDC, que enseña a los niños  locales conceptos de conservación, las relaciones ecológicas, y el valor de la biodiversidad.

El 22 de noviembre de 2011, Rachel Rommel, la gerente de programs de conservacion para el Houston Zoo y el Dr. Cullen Geiselman, un miembro de la junta del Houston Zoológico con experiencia con talleres de enseñanza y programas de campo sobre murciélagos llegaron a la sede de Conservación para Los Perros Pintados (PDC) y comenzaron a buscar sitios de estudio para un programa nueva  de conservación educaciónal – Niños para la Ciencia, un programa piloto para los estudiantes de 14 años

Después de explorar posibles lugares de estudio, Rachel hizo búsquedas visuales y de audio todas las noches  y documento 16 especies de anfibios. Cullen identifico las especies de murciélagos que se observaran con los niños durante el programa. Visitaron a los pueblos locales y las escuelas acompañados por el personal de educación de  PDC  para crear planes de conservación que serían llevadas a cabo por los profesores y los alumnos.

Con ideas para los programas de conservación de la comunidad y una familiaridad con la fauna local, Rachel Cullen dio la bienvenida a 11 alumnos excepcionales de la escuela secundario Nechilibi  para iniciar el programa Niños para la Ciencia de  PDC.  Fue un programa intensivo de dos días de curso incluyendo presentaciones en clase, actividades en el aula de formación, ejercicios de campo y descubrimientos interactivos.

Después de aprender cómo los biólogos detectan y controlan la actividad de los animales y cómo la información científica se recoge, los estudiantes pasaron dos noches en el campo, en el Parque Nacional de Hwange y Granda Lodge, para hacer observaciones y ayudar a los profesores, los coordinadores de conservación y un miembro del personal del parque nacional en la recolección de datos de captura para los anfibios y murciélagos.

El proyecto final, una guía de campo de anfibios, fue montado por el grupo para presentar a sus compañeros de clase y el director. Los estudiantes, ahora los embajadores de la comunidad para los anfibios y los murciélagos, quedan ahora con la tarea de crear formas específicas para que su escuela y el club puede ayudar en la conservación de las insectívoras y presentará un informe a PDC en esta primavera.

Los recursos donados a la PDC (detectores de murciélagos, dinamómetros, pinzas, calculadoras, faros, guías de campo y más) seran utilizados para incorporar Niños para la Ciencia en el programa de educación existente.

El resultado…ranas y los perros pintados-  una colaboración única avanzando los esfuerzos de conservación de anfibios y murciélagos en Zimbabwe.

–Brian Hill, Houston Zoo (Traducción por Tracy Stetzinger)

El Comercio de las ranas

Chytrid infected frog

Defenders of Wildlife ha presentado una propuesta del Fish and Wildlife Service (Autoridad National del Agua y el Ambiente) de los EE.UU. para prohibir la importación de las ranas vivas a menos que estén acompañados de un certificado de salud que permita comprobar que están libres del hongo quitridio. (Foto por Brian Gratwicke, Smithsonian Tropical Research Institute)

El comercio mundial de los anfibios ha sido acusado como culpable de la propagación del hongo mortal quítrido. Un estudio publicado en larevista NewScientist pide una cuarentena de anfibios para ayudar a frenar la propagación de la enfermedad.

El estudio secuenciado los genomas de 20 muestras de Bd, recogidos en Europa, África, Norte y Sur América y Australia. Entre ellos encontraron que 16 de las 20 muestras eran genéticamente idénticos.

Los investigadores dicen que la explicación de esto es simple, que en todo el mundo el comercio de anfibios ha permitido la propagación de esta enfermedad.

Los investigadores sugieren que los países imponen una cuarentena a todos los anfibios importados y sólo les permiten quedarse si no están infectados.

Defenders of Wildlife, un socio nuestro en el Proyecto de Rescate y Conservación  de Anfibios de Panamá o PARC, ha presentado una propuesta del Fish and Wildlife Service (Autoridad National del Agua y el Ambiente) de los EE.UU. para prohibir la importación de las ranas vivas a menos que estén acompañados de un certificado de salud que permita comprobar que están libres del hongo quitridio.

“Miles de millones de ranas son objeto de comercio internacional cada año para el consumo humano, y que la industria es responsable por el agotamiento de las poblaciones silvestres, la propagación de enfermedades mortales, y permite que las especies invasoras destruyen la salud de los ecosistemas nativos”, dijo Alejandra Goyenechea, abogado de programas internacionales de conservación por Defenders of Wildlife.

El grupo Defenders está trabajando con el próximo Comité de Fauna de CITES para asegurar que el comercio internacional de las ranas no es perjudicial para su supervivencia y con otros grupos entre la CITES para crear conciencia sobre el comercio internacional de las ancas de rana con nuestroinforme.