La recientemente descubierta salamandra devora hongos y preocupaciones por el futuro de la biodiversidad de salamandras en los Estados Unidos

Las caídas poblacionales en Holanda de la salamandra común (Salamandra salamandra) se han atribuido al recientemente descrito hongo patógeno Batrachochytrium salamandrivorans (Bs). Desde 2010 la población de S. salamandra en Bunderbos, Holanda ha disminuido en un 96%. El artículo científico de An Martel et al. mostró que algunas especies de salamandras de los Estados Unidos son muy susceptibles a Bs, que las salamandras mascotas también son susceptibles, y notó que aun no ha sido detectado en los Estados Unidos. Grandes números de salamandras vivas son importadas legalmente a los Estados Unidos cada año para comercio de mascotas. En los primeros seis meses de 2014, por ejemplo, 3445 salamandras comunes fueron importadas hacia los Estados Unidos en su mayoría desde Eslovenia.

appalachian salamanders

El género Batrachochytrium, que solo incluia a Batrachochytrium dendrobatidis (Bd) antes de descubrir Bs, ha ganado una mala reputación por afectar poblaciones de anfibios globalmente. Biólogos creen que estamos observando la sexta extinción en masa, en parte por la virulencia y expansión global de Bd en anfibios. El descubrimiento de este nuevo patógeno y la mejor comprensión de los devastadores efectos que tienen las enfermedades de vida silvestre causan preocupación por el futuro de las salamandras de los Estados Unidos.

Los Estados Unidos son un hotspot de biodiversidad para salamandras

Los Apalaches son un reconocido hotspot para salamandras. La posible amenaza de este patógeno emergente en los Estados Unidos es aun mas grande, y es de gran importancia que se mantenga este patógeno fuera de los Estados Unidos. La diversidad genética de salamandras en los Apalaches es el más alto del mundo con 72 especies de salamandras que son en su mayoría endémicas. Los Estados Unidos es el hogar de nueve de las diez familias de salamandras y cuatro de las diez familias de salamandras existentes son endémicas de los Estados Unidos, incluyendo amphiumas, salamandras gigantes del Pacífico, salamandras olímpicas y sirenas. Salamandras topo también se encuentran en Canadá y México, pero casi toda su biodiversidad está contenida dentro de las fronteras de los E.E.U.U.. Las salamandras gigantes son un linaje primitivo de salamandras gigantes con tres especies existentes, ubicados en los EE.UU., Japón y China. El salamandra americana gigante es uno de los gigantes y ha encontrado refugio en las montañas Apalaches desde que se originaron los anfibios, hace unos 360 millones de años.

Salamander biodiversity hotspotEl papel ecológico de las salamandras, la pequeña mayoría, a menudo puede pasar desapercibido, pero tiene en cuenta esta evaluación de la biomasa de salamandras en los Apalaches. Un estudio clásico de marcado y recaptura en el este de los EE.UU. señaló: “La biomasa de las salamandras es aproximadamente el doble que el de las aves durante la temporada alta de reproducción de las aves y es aproximadamente igual a la biomasa de pequeños mamíferos” (Burton y Likens 1975). Con estas densidades altas, un nuevo agente patógeno-salamandra específico al que estos animales nunca han sido expuestos tienen el potencial de ser capaz de extenderse como un reguero de pólvora, al igual que Bd se propaga a través de las poblaciones de anfibios neotropicales ingenuos.

Se necesita una acción inmediata

Debemos detener de inmediato la importación de salamandras de cualquier fuente en el extranjero, a menos que puedan ser certificados libres de Bs y Bd. En mayo de 2008 la OIE, que es la organización creada para mitigar las enfermedades zoonóticas (es decir, el ántrax, la enfermedad de las vacas locas, etc.), reconoció Bd como una enfermedad de declaración obligatoria. Regulaciones comerciales más estrictas recomendadas por la OIE reducirían sustancialmente la propagación de ambos B y Bd, sin embargo, los cambios de la OIE no han sido aprobados por el Departamento de Agricultura y del Interior de los Estados Unidos y hasta lograrlo no hay medios legales para rechazar los envíos infectados.

por Blake Klocke

Traducido por Lourdes Hernandez y Dara Wilson