Experimentos nuevos ofrecen esperanza para las ranas que se enfrentan el quítrido

Probiotics bath

A Las ranas doradas se les dieron un baño en una de cuatro soluciones de probióticos. (Foto por Brian Gratwicke, Smithsonian Conservation Biology Institute)

Solemos pensar de las bacterias como si fueron malo para nosotros, pero eso no es siempre el caso. Para nosotros, los seres humanos, los ejemplos más comunes de bacterias benéficas o probióticos, viven en el yogur. Ahora, los científicos creen que los probióticos de anfibios puede ser la clave para la lucha contra la quitridiomicosis, una enfermedad fúngica de las ranas que devasta las ranas en todo el mundo.

Hace unos años, Reid Harris, un profesor de biología en la Universidad James Madison, descubrió que las salamandras locales que podrían sobrevivir quitridios acogido a las bacterias en su piel. Ahora, Brian Gratwicke, un biólogo de la investigación en el Smithsonian Conservation Biology Institute, está colaborando con un equipo de las universidades deVirginia Tech, James Madison, Villanova y Vanderbilt en un experimento para ver si bacterias similares pueden proteger a la rana dorada de Panamá, que él llama “el arquetipo” o ejemplo modelo para la conservación de los anfibios.

“El primer paso es encontrar un probiótico que se pegará a las ranas doradas. A principios de diciembre, el equipo comenzó a dar baños a ranas doradas por medio de cuatro tipos diferentes de bacterias. Los investigadores recogieron los probióticos potenciales de las ranas en el Panamá en 2009. Los finalistas fueron elegidos en base por la capacidad para prevenir el crecimiento del quítrido en pruebas en el laboratorio, con una preferencia por las bacterias que son comunes en los parientes cercanos de las ranas doradas de Panamá.

Cada dos semanas, se toman muestras de cada rana para comprobar si el probiótico se ha pegado al piel. Las pruebas van a tomar algún tiempo, entonces después de solo un mes y medio el equipo está todavía esperando los resultados para ver que si los probióticos se están pegando bien. Pero ellos ya tienen una buena noticia.

“Las bacterias no han causado ningún problema con las ranas y todas se ven saludables”, dijo Gratwicke, que hace hincapié en lo importante que es para utilizar sólo las bacterias beneficiosas. Además del seguimiento de la ganancia de peso y otras características visibles, Shawna Cikanek, un estudiante de Medicina Veterinaria en Kansas State College está utilizando excremento de rana para estudiar las hormonas de estrés para obtener una mejor imagen de la salud de los animales en general y para ver si las bacterias están causando ningún tipo de estrés .

Los probióticos que se pegan a las ranas para un total de tres meses pasarán a la siguiente ronda de pruebas, cuando las ranas blindados con las bacterias se infectaran con el quítrido para comprobar si hay efectos adversos.

“Esperamos que las bacterias se van a hacer su cosa y protegerán a estos pequeñitos”, dijo Matt Becker, un candidato de doctorado de la universidad Virginia Tech, que está llevando a cabo el experimento. Los probióticos que tienen éxito se pondrán a prueba otra vez en las ranas doradas criadas en Panamá antes que los científicos a desarrollan un plan final.

Hasta el momento, el quítrido ha desafiado los intentos para detenerlo. Los científicos pueden ser capaces de criar selectivamente ranas resistentes a la quitridiomicosis, pero hasta ahora ha habido muy poco trabajo hecho en esa dirección. Sin embargo, hay grandes esperanzas en el potencial del uso de probióticos para proteger las ranas. “Es una apuesta arriesgada, pero es nuestra mejor oportunidad”, dijo Gratwicke.

Becker espera que un día, los probióticos se permiten a las ranas doradas de Panamá regresar a su ambiente natural. “Estos ranitas son realmente únicos y es tan triste no verlos en su hábitat natural”, dijo Becker. “Tenemos una obligación moral ya que los indicadores están apuntando a los seres humanos como difusores principales de la enfermedad a través del comercio de ranas.”

Meghan Bartels, Zoologico Nacional Smithsonian (Traducción por Tracy Stetzinger)